Este es el Vino Italiano, Que más Cambios ha Sufrido en los Últimos 30 Años.

Este es el Vino Italiano, Que más Cambios ha Sufrido en los Últimos 30 Años.

A lo largo de la Edad Media, Florencia fue la más poderosa de las ciudades italianas y epicentro de la vinificación comercial. En el siglo XIV, la República Florentina identificó las colinas entre Florencia y Siena como Chianti. Chianti fue la primera zona vinícola delimitada, cuando en 1716 el Gran Duque Cosimo III de Medici, creó lo que se cree que es la primera legislación que rige la producción de vino en Italia.

En la década de 1870, el Barón Ricasoli redujo la formula del Chianti a la mezcla o blend de tres variedades Toscanas: Sangiovese por sus aromas; Canaiolo por su fruta para equilibrar la acidez de la anterior y Malvasía para dar frescura.

En el siglo XX, una serie de eventos desafortunados ocurrieron en Chianti. En primer lugar, la zona original (ahora conocida como la zona clásica) se expandió para incluir grandes partes del centro de la Toscana; luego, en 1967, la fórmula de Ricasoli se convirtió en una doctrina anárquica que permitía hasta un 30% de variedades blancas en la mezcla. Finalmente, el éxodo masivo que comenzó en la década de 1950 desde el campo toscano llevó al gobierno italiano y a financiar la replantación a gran escala de los viñedos toscanos, con un enfoque en la producción en masa en detrimento de la calidad del vino Toscano.

Hoy Chianti no es el vino que solía ser. Ha sufrido cambios más profundos en los últimos 30 años que cualquier otro vino en Italia, y ahora Chianti Classico es una zona de tintos de clase mundial. En 1984, Chianti y Chianti Clásico se actualizaron a DOCG, ajustando la fórmula con un mínimo de solo 2% de variedades blancas y permitiendo variedades extranjeras como Cabernet Sauvignon y Merlot.

Este es el Vino Italiano, Que más Cambios ha Sufrido en los Últimos 30 Años.

En el año 1996, aconteció otro importante cambio, un decreto eliminaba el empleo de uvas blancas y reducía el uso de variedades extranjeras hasta un 15%. Se restringieron los rendimientos y se implementaron nuevas tecnologías en las bodegas, como la temperatura controlada en acero inoxidable y el envejecimiento en barriles más pequeñas en lugar del gran Botti de castaño. El área de Chianti Classico se restringió a las 7000 hectáreas originales, con rendimientos más bajos y un mínimo de 80% de Sangiovese en la composición de los vinos..

Con la llegada del nuevo siglo, la zona de Chianti se vio enfrentada a una mayor competencia de vecinos poderososentre los que destacaba el Brunello di Montalcino, así que una vez mas se levanto y comenzó a dar una serie de pasos importantes para modificar y encumbrar aún mas su máxima categoría de Chianti Classico. El objetivo detrás de este movimiento era el de remodelar la pirámide de calidad de la denominación y dar una mayor identidad territorial a sus vinos de primer nivel.

Como consecuencia una nueva categoría dentro de Chianti Classico mas allá de la de Chainti Classico Riserva fue decretada en 2014, ese año nació el Chianti Classico Gran Selezione, que se desarrolló para referenciar vinos de calidad superior. La nueva designación exige que los mejores vinos de la zona sean elaborado con uvas en su totalidad de viñedos propios, y salgan al mercado con al menos 30 meses de maduración en barricas de roble.

Hoy el Chianti ya no es aquel vino simple y poco estructurado de antaño, para comprobarlo aquí les dejo los mejores productores del momento: Castello di Ama, San Giusto a Rentennano, Montevertine, Isole e Olena, Marchesi Antinori , Felsina, Castello di Volpaia y Ricasoli quien ha resurgido después de 300 años para situarse en la cumbre de la región del Gallo Negro.

Un artículo de Decantando NoticiasCrea tu post!