Paso a paso, cómo quitar uñas acrílicas en casa sin dañar las naturales

Paso a paso, cómo quitar uñas acrílicas en casa sin dañar las naturales

Tener que remover las uñas acrílicas en casa sin la ayuda de un técnico de uñas profesional puede ser intimidante. De hecho, la mayoría de la gente ni siquiera se atrevería (y la mayoría de los manicuristas normalmente te dirían que no lo hicieras).Paso a paso, cómo quitar uñas acrílicas en casa sin dañar las naturales Paso a paso, cómo quitar uñas acrílicas en casa sin dañar las naturales

Pero, como hemos aprendido en los últimos años, el acceso a un salón no siempre es posible. Puede haber ocasiones en las que realmente no puedas conectarte con un profesional cuando tus acrílicos hayan crecido y necesites desesperadamente quitarlos.

Los expertos en uñas dicen que quitar los acrílicos en casa no es imposible, a pesar de lo que hayas pensado en un principio. Si bien es un poco más complicado que quitarse las uñas de gel, se puede hacer.

“Siempre debes evitar tocarte las uñas acrílicas porque es muy probable que no solo elimines el acrílico, sino también una capa de la uña”, dice Jin Soon Choi, manicurista editorial y fundadora de JINsoon Spas y JINsoon Nail Lacquer. En cambio, prueba estos consejos para remover tus uñas acrílicas sin maltratar tu uña natural en el proceso.

Cómo quitar las uñas acrílicas, paso a paso

“Mantener la salud y la integridad de las uñas es la prioridad número uno al quitar los acrílicos”, dice Choi. Todo lo que necesitas es la lima de uñas adecuada, un poco de acetona y mucha paciencia.

1- Lima la mayor cantidad de acrílico que puedas

El limado es un paso crucial que desgastará la capa superior de esmalte de uñas, pero antes de ir por una lima de uñas tradicional, es posible que debas pedir refuerzos. “Comienza con una lima de grado central para eliminar la parte más externa del acrílico, luego usa una lima fina a medida que se adelgaza para no limar demasiado la uña natural”, dice Choi.

Tus limas deben tener una textura más rugosa en comparación con la lima que normalmente usas para dar forma a tus uñas. “Lima perpendicularmente al lecho de la uña con movimientos largos y suaves”, dice Choi.

Paso a paso, cómo quitar uñas acrílicas en casa sin dañar las naturales

Dado que la mayoría de los salones usan limas mecánicas, la paciencia es clave para obtener los mejores resultados, pero sigue puliendo hasta que el brillo del esmalte de uñas desaparezca por completo. Si lo haces, permitirás que el esmalte y la uña se ablanden más rápido una vez que esté listo para aplicar la acetona. “Si usa la fuerza cuando intentas quitarte las uñas acrílicas, dañarás el lecho de la uña”, dice Choi.

2- Remoja tus uñas en acetona

¿Quieres ver cómo se derriten tus acrílicos? Solo usa el quitaesmalte de acetona. Para lograr los mejores resultados, opta por acetona al 100%, que es básicamente como la criptonita para las uñas acrílicas. Puedes probar uno de los dos métodos para la eliminación:

Primero: el remojo de acetona. Una vez que hayas quitado la capa superior de esmalte, coloca los dedos en un recipiente poco profundo con acetona pura y tibia. Asegúrate de que tus uñas estén completamente sumergidas y mantenlas en el recipiente durante al menos 30 minutos.

“La acetona suaviza el acrílico”, explica Choi. “Gradualmente derrite el acrílico para facilitar la eliminación”. Para calentar la acetona, coloca la botella bajo agua tibia antes de verterla en un tazón. Hagas lo que hagas, no utilices ningún otro método para calentarla, ya que la acetona es extremadamente inflamable.

Relacionado

Cutículas: por qué no debes eliminarlas por completo de tus uñas

La otra opción es el método de la lámina (es posible que lo reconozcas cuando se empapa el esmalte de uñas en gel). Si desea reducir el daño a tu piel, puedes probar el mismo método que emplea tu artista de uñas en el salón. “Es esencialmente lo mismo que remojar las uñas en acetona, excepto que no tienes que sumergir toda la punta del dedo en acetona”, dice Choi. “Vale la pena el esfuerzo por reducir la exposición de la piel a la acetona”.

Para esto, necesitarás bolas de algodón o almohadillas de algodón, 100 por ciento de acetona y papel de aluminio. Remoja el algodón con acetona y aplica la bola de algodón saturada directamente sobre la uña. Luego, envuelve la uña en papel de aluminio para sellarla y mantenla en su lugar durante al menos 30 minutos. “La lámina contiene acetona, la concentra en el acrílico y evita que se evapore mientras esperas”, dice Choi.

3- Pule las piezas restantes

Una vez que hayas permitido que el acrílico se disuelva, estarás listo para quitar los restos de uñas postizas con una lima de uñas, un empujador de cutículas, un palo de madera o un pulidor de uñas. “Pulir suavemente en lugar de limar”, dice Choi. Si las piezas restantes son resistentes, intenta sumergir las uñas en acetona nuevamente durante unos minutos, luego intenta quitarlas suavemente de nuevo.

4- Hidrata tus uñas

Una vez que hayas quitado todo el acrílico, trata tus uñas y manos con un poco de cariño para restaurar la hidratación y fortalecer el lecho ungueal, especialmente después de que hayan estado empapadas en acetona.

“Se necesita mucha humedad”, dice Choi. “El aceite para cutículas, una rica crema para manos, una mascarilla para manos o un tratamiento con parafina son excelentes para restaurar la hidratación tanto en las manos como en el lecho ungueal”. Incluso si no tienes tiempo para una manicura casera, un poco de crema de manos puede hacer maravillas.

Ahora que has completado el proceso de eliminación, lo mejor es esperar un poco antes de volver al salón de belleza para unas uñas nuevas. “Toma una desintoxicación de uñas de vez en cuando”, dice Choi.

“La limpieza y el cuidado regulares de las uñas evitarán cualquier problema de hongos y bacterias en las uñas que pueda derivarse del uso constante de acrílicos”.

Relacionado

6 kits para hacerte las uñas de los pies en casa y ocultar hongos e imperfecciones