¿Dónde y cómo aplicar el protector solar?

¿Dónde y cómo aplicar el protector solar?

Es importante también destacar que, si todo el día se pasa dentro de una oficina o lugar cerrado, y la exposición solar es al salir de casa, al ir a comer y al regresar a casa, bastará con el protector solar aplicado en la mañana. La razón se debe a que la crema solar empieza a perder su efecto al estar en contacto con los rayos solares.

¿Dónde y cómo aplicar el protector solar?

El dónde es muy simple: en cualquier parte del cuerpo que no esté protegida por la ropa. Ejemplo si se está de vacaciones y gran parte del tiempo sólo se usa el traje de baño, el protector solar se debe aplicar en la parte expuesta. Por otra parte, si en el día a día laboral (suponiendo que es un trabajo de oficina) bastará con aplicarlo en el rostro, cuello, manos y brazos.

El cómo debe tener mayor atención. A diferencia de los demás productos de la rutina de grooming que siempre decimos que muy poca cantidad es más que suficiente. Con el protector solar es a la inversa, se debe aplicar bastante cantidad para tener efectividad. ¿Cuál es esa cantidad? Explicándola de manera simple, para el rostro se necesita lo del tamaño de una moneda de 50 centavos (aprox.). Para los brazos y las manos tendrá que ser el doble de cantidad que se uso para el rostro. Mientras que, si sólo se lleva el traje de baño, tendrá que ser una porción que cubra casi la mitad de tu palma para el resto del cuerpo.

Las partes olvidadas del protector solar

¿Dónde y cómo aplicar el protector solar?

Algunas de las partes que quizá se olvidan al aplicar el protector solar son las orejas, el contorno de los ojos y la nuca, es importante tratar de cubrir cada centímetro de nuestra piel para tener una protección efectiva. Principalmente en zonas de piel sensible como los ojos y las orejas.

Además está la cabeza, para aquellos hombres que están luchando con la caída del cabello -y no están saliendo victoriosos- también es un must-have el SPF en zonas expuestas, es decir sin protección del cuero cabelludo. Junto a esto el sombrero o la gorra serán dos aliados indispensables.

Finalmente, los labios también son piel sensible, por lo que es necesario buscar un bálsamo de labios que incluya protección solar para mantener resguardada dicha área.

Es importante que no buscamos generar una paranoia o terror a los rayos del sol. Es un hecho que son agresivos con la piel, pero con una constancia diaria en el uso del protector solar se estará del otro lado para evitar alguna consecuencia negativa que pueda tener sobre nosotros.